Alquiler de coches Viena

¡Busque, compare y reserve!

Indicar ciudad o código de aeropuerto
¿Por qué reservar a través nuestro?
  • Cancelación sin cargo Hasta 48 horas antes de la hora de recogida acordada
  • Mejor precio garantizado ¿Has encontrado un precio mejor? Cuéntanoslo y te haremos una oferta mejor
  • 8000+ lugares de recogida Ubicaciones en todo el mundo
¡Disfrute ahora de la Oferta global!
Descuentos de hasta el 20% con un gran número de proveedores. Esta oferta especial es válida hasta el 6 de julio: reserve ahora y ahorre.
Cancelación sin cargo
Mejor precio garantizado
Su socio desde 2004

Alquiler de coches Viena

  1. Página de inicio
  2. Alquiler de coches Viena

Alquilar un coche en Viena es fácil, rápido y transparente en Alquiler-de-coches.es. Le mostramos las opciones más económicas de la amplia gama de coches de alquiler en 125 países y 17.000 lugares de todo el mundo. Ofrecemos un coche de alquiler con todo incluido en Viena, al mejor precio y ¡le garantizamos el mejor servicio!

Información sobre Viena

Compañía de alquiler Viena
Compañía de alquiler Viena

La capital real e imperial de Austria solía ser la tesorería pública de la Casa de Habsburgo, y lo sigue siendo, con sus hermosos palacios, iglesias y museos. También es la ciudad de la música clásica por excelencia. ¿Le suena a aburrimiento? Pues se equivoca. A pesar de que Viena depende en gran medida de su glorioso pasado, también es una ciudad del siglo XXI, con arte moderno, eventos modernos y una vida nocturna muy activa.

La Catedral de San Esteban es el mayor reclamo de la ciudad. Esta iglesia gótica con torres de estilo románico a ambos lados de la entrada tiene un techo de azulejos multicolor. El Alter Steffl se encuentra en la parte sur. La iglesia cuenta con nada menos que 23 campanas. La más pesada de ellas, que ha recibido el apodo Die Pummerin, pesa más de 20 toneladas y solamente suena en ocasiones especiales. Una vez dentro, fíjese en el púlpito de piedra, donde el escultor Anton Pilgram esculpió su propio retrato.

A finales del siglo diecinueve, las paredes de la ciudad de Viena y sus defensas fueron destruidas para dejar espacio a la Ringstrasse. En esta calle encontrará un sinfín de monumentos. Para empezar, el Staatsoper, que tiene una larga historia, aunque sólo sea por los famosos directores de orquesta que han trabajado aquí, como por ejemplo Gustav Mahler, Richard Strauss y Herbert von Karajan. Aquí es donde se celebra el famoso concierto de Año Nuevo, que se retransmite por televisión en todo el mundo. Sin embargo, si desea ver un concierto en directo, tendrá que reservar sus entradas con bastante antelación. Por suerte, también puede reservar visitas guiadas sin necesidad de asister a un concierto.

¿Prefiere el jazz? En ese caso, visite el famoso club de jazz Porgy & Bess en el Innere Stadt. ¿O es más de tecno? Entonces vaya a la discoteca Flex o al Volksgarten. Como ve, la tradición y la innovación van de la mano en la capital austriaca.

Lo antiguo y lo moderno también se mezclan en la gran variedad de museos de Viena. El Museum quarter es una zona de arte moderno, mientras que otros museos se centran en la historia. El Museo de Historia del Arte alberga parte de la colección de los Habsburgo, incluyendo muchas obras de Pieter Brueghel el Viejo. Pero el museo no es conocido en el mundo entero solamente por sus cuadros. También tiene una colección de objetos especialmente diseñador para los Emperadores de Habsburgo, así como una colección de arte antiguo egipcio, griego y romano.

Los Habsburgo dirigían su imperio desde el Hofburg, un enorme complejo parte del cual se utiliza ahora como palacio presidencial. Los Habsburgo solían descansar en el Palacio de Schönbrunn, su residencia de verano. Y, con 1400 habitaciones, no estaba nada mal. Cuando tenía 6 años, Wolfgang Amadeus Mozart dio un concierto para la Emperadora Maria Teresa en el Salón de los Espejos del palacio. El parque que rodea el palacio es majestuoso y bastante grande: mide un kilómetro cuadrado.

Si no se toma una taza de café en una de las sofisticadas cafeterías. Tenga en cuenta que un 'Kaffeehaus' o un 'Café-KonditoreiEspresso-Café' es la versión moderna. ¿No hemos mencionado ya que el romanticismo del pasado va de la mano del siglo XXI en Viena? Cuando visite una de estas cafeterías, también tendrá que probar los pasteles. Wiener mélange con tarta Sacher, ¡mmmmm!

Hablando de comida y bebida: el Naschmarkt es el lugar indicado para tomar un aperitivo, junto con un buen vaso de vino austriaco, claro. Los fines de semana, los granjeros de la zona acuden a este mercado a vender sus productos: Blunzen (morcilla) casera, Fleichstrudel y trucha fresca de Burgenland.

Viena ofrece una amplia gama de hoteles y los precios de las habitaciones son razonables. La mayoría de los hoteles están en el centro de la ciudad, cerca de todas las atracciones turísticas. Sin embargo, reservar un hotel en las afueras de la ciudad tampoco supone un gran problema ya que el sistema de transporte público es excelente.

Viena y sus alrededores

En las afueras de la ciudad encontrará las bodegas de vino. Reciben el nombre de Heurige y son una especialidad de Viena. Desde el 11 de noviembre, estas bodegas sirven el Heurige, el vino de la cosecha actual. Pueden servir ese vino durante 300 días. Pasado ese periodo, tienen que esperar dos meses hasta la próxima cosecha. Podrá encontrar Heurige principalmente en Grinzing y en Neustift. Un verdadero Heurige se reconoce gracias a un póster blanco y verde y la imagen de una rama verde de pino en la puerta.

Situada en el Danubio, Viena es un excelente punto de partida para un viaje en coche por la Cuenca del Danubio. Por el camino puede visitar viñedos, además de castillos (en ruinas) y preciosos pueblos medievales repartidos por toda la región, como por ejemplo Hainburg an der Donau, que se encuentra amurallada, a 60 kilómetros de Viena.

Bad Vöslau es una ciudad balneario a 35 kilómetros al sur de Viena. Es conocida por sus baños termales y el delicioso vino tinto que se fabrica aquí. Brad Vöslau es uno de los baños termales más antiguos e impresionantes que existen.

Aparcamiento

En el casco antiguo de la ciudad, así como en los barrios de alrededor, el aparcamiento es de pago y por un máximo de dos horas. Por suerte, la ciudad cuenta con muchos garajes de estacionamiento. Un sistema electrónico le mostrará qué garajes están disponibles. En las afueras de Viena podrá encontrar muchas zonas de P+R (Park and Ride), donde podrá coger el metro o el tranvía para continuar con su viaje.

Aeropuerto de Viena

El Aeropuerto de Viena se encuentra a dieciocho kilómetros al sureste de la capital de Austria. Puede llegar fácilmente al Aeropuerto de Viena-Schwechat desde el centro de la ciudad a través de la autovía A4 o la Bundesstraße B9. La salida 'Flughafen' está claramente indicada con carteles en ambas carreteras.